Saltar al contenido

Ciclotimia

julio 12, 2020

Que es la ciclotimia

Es un trastorno del estado de ánimo en el que se combinan periodos de de hipomanía (alto estado de ánimo y energía ) con otros de depresión leve o moderada. El estado de ánimo normal, no suele aparecer. Es una forma menos grave del trastorno bipolar. A veces lleva asociada también ansiedad. La persona acude al profesional sanitario no por los periodos hipomanía que suelen verse como agradables sino por las breves depresiones que causan problemas laborales o interpersonales asociados a la inestabilidad emocional. Además los síntomas de la manía son destructivos también siendo causa de conflictos y rupturas en las relaciones, trabajo, amistades, etc. La persona siente que no puede controlar su estado de ánimo y experimenta malestar ante los vaivenes emocionales que sufre. Son vistas por su entorno como inestables e imprevisibles.

Estas personas en general suelen ser más innovadoras y con alta creatividad.

Síntomas

La ciclotimia se caracteriza por altibajos emocionales. La persona sufre cambios de humor.

Síntomas hipomaníacos

  • Optimismo extremo
  • Verborrea o hablar acelerado
  • Excesiva felicidad o bienestar
  • Conducta irritable o alterada
  • Autoestima excesiva
  • Actividad física excesiva
  • Deseo intenso por realizar o alcanzar objetivos
  • Menor necesidad de dormir
  • Distracciones e incapacidad de concentrarse
  • Pensamiento creativo

Síntomas depresivos

  • Sentirse triste desesperanzado o vacío
  • Ganas de llorar, hablar poco
  • Irritabilidad, pesimismo
  • Pérdida de interés en actividades agradables
  • Cambios de peso
  • lentitud o fatiga
  • Problemas de sueño
  • Sentimientos de inutilidad, baja autoestima
  • Problemas para concentrarse
  • Pensamientos de muerte o suicidio

Causas

  • Genéticas. La herencia familiar a veces está presente en un 30% de los casos.
  • Cambios biológicos o neruroquímicos en el sistema nervioso.
  • Ambientales. Experiencias traumáticas (por ejemplo abuso sexual en la infancia o adolescencia ) o un estrés prolongado siendo vulnerable a él. Además también se puede desencadenar por cambios en los ciclos de sueño y vigilia, o consumo de alcohol, drogas, café o estimulantes.

Factores de riesgo

Aparece en la adolescencia o inicio de la juventud. Se da igual en hombres y mujeres aunque es más frecuente que las mujeres acudan a tratamiento.

Complicaciones

Mayor riesgo de desarrollar trastornos afectivos mayores como el trastorno depresivo mayor o bipolar , trastorno límite de la personalidad, o la presencia de ansiedad.

Pronóstico

Este trastorno puede convertirse en crónico. Sin embargo tratado a tiempo es posible que pueda desaparecer de forma permanente. Además el tratamiento aleja la posibilidad de que se convierta en más grave.

Hábitos saludables

  • Dormir bien y a la misma hora
  • Ejercicio físico. El deporte libera endorfinas que ayudan a sentirse más relajado y feliz. Además mejora el sueño.
  • Practicar meditación, respiración o yoga para favorecer la relajación.
  • Participar en grupos de apoyo de personas que vivan una situación similar.
  • Evitar alcohol, drogas o excitantes
  • Realizar un registro con los cambios de ánimo

Tratamiento

La psicoterapia es efectiva. La terapia cognitivo-conductual y la terapia interpersonal de ritmo social son de gran ayuda .Está recomendado para este tipo de trastorno

  • Psicoeducación: trata de formar a la persona para que conozca esta enfermedad. Que tenga información sobre porqué se produce. Además de  las causas que la mantienen, para así poder colaborar activamente en su tratamiento y recuperación.
  • Terapia cognitivo-conductual. Se trata de identificar aquellas creencias y conductas negativas o erróneas y sustituirlas por otras más positivas y sanas. Además se pueden conocer estrategias para hacer frente al estrés y afrontar situaciones amenazantes.
  • Terapia interpersonal rítmica social. El objetivo es mejorar las relaciones interpersonales y crear rutinas saludables. Se mejora las habilidades de comunicación y a resolver problemas para evitar fuentes de estrés y mejorar los cambios de estado de ánimo.
  • Terapia y entrenamiento familiar. La convivencia con estas personas puede resultar compleja. Los familiares que conviven con la persona reciben apoyo, mayor información sobre este trastorno y entrenamiento para reducir el estrés familiar. De esta forma se incide directamente en la mejora del paciente. Además la familia entiende que los cambios de l persona no son caprichosos sino una consecuencia de la enfermedad, y no se le culpa por ello.
  • Rutinas. La rutina es capaz de estabilizar los estados de ánimo. Los cambios de sueño, alimentación, ejercicio pueden favorecer la aparición de episodios.
  • Apoyo farmacológico si se estima necesario.

A través de la terapia se pretende que la persona aprenda a controlar el estrés, mejore su actividad social e interpersonal, que incremente el bienestar y mejore sus síntomas y calidad de vida.